domingo, 29 de marzo de 2009

Infecciones Respiratorias Agudas

Las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) son las primeras causas de morbi-mortalidad en menores de 5 años en el Perú; siendo la Neumonía la principal responsable.

Este problema no sólo está relacionado al tema de salud sino también a los niveles de nutrición y pobreza que afectan a la población más alejada de nuestro país, a lo que se suma la edad en la que se presenta esta enfermedad, por lo general es en niños menores de un año y especialmente en menores de dos meses.

Se estima que en la temporada de invierno, seis de cada diez consultas pediátricas en el MINSA, responde a afecciones respiratorias, mientras que en verano, este tipo de consultas son cuatro de cada diez.

Qué son las infecciones respiratorias

Son la inflamación, de origen generalmente infeccioso, de la vía aérea y/o de los pulmones. Eso hace que al bebé le cueste trabajo respirar normalmente y por eso aparece un pequeño silbido en su respiración.

Las más comunes son las infecciones respiratorias agudas bajas (IRAB) y las formas de presentación más habituales en niños pequeños son la bronquitis, bronquiolitis y la neumonía. Ellas son producidas por distintos virus, pero el más frecuente es el Virus Sincicial Respiratorio (VSR).

Cuáles son las causas

Entre los causantes de los problemas de Infección Respiratoria, se encuentra la contaminación ambiental, la exposición al humo dentro de la casa, la desnutrición, la falta de lactancia materna exclusiva, el bajo peso al nacer y el nacimiento prematuro.

Cuáles son los síntomas

Su aparición es estacional y se produce cuando llega el frío, en otoño e invierno.

Es de vital importancia conocer la existencia de estas infecciones porque muchas veces los papás creen que se trata de una simple tos o un resfrío y tardan en consultar al médico, lo cual puede acarrear muchas complicaciones, por lo que unos moquitos o un catarro son importantes signos de alerta.

Los primeros en advertir cualquier alteración en un bebé son los padres, por eso es esencial estar alerta a todas sus manifestaciones.

Los primeros síntomas de las IRAB suelen ser iguales a los de un resfrío común: congestión, mocos y tos.

Signos de alarma que requieren consulta médica inmediata

· Respiración agitada: Esfuerzo por respirar.
· Aumenta la frecuencia respiratoria.
· Aleteo nasal por sentir la falta de aire.
· Se le hunde el pecho o la pancita cuando respira, en particular entre las costillas, o se escucha un silbido.
· Decaimiento.
· Falta de apetito o come con dificultad.
· Irritabilidad o dificultad para dormir.
· Fiebre, aunque sea baja.
· La piel se pone azulada por falta de oxígeno, que se nota especialmente en labios y uñas.
· Parece muy enfermo.

Cuáles son los riesgos

Las infecciones respiratorias agudas son la principal causa de morbi mortalidad en menores de 5 años. El peligro de muerte por infección respiratoria aguda es alto en el primer año de vida, principalmente en países en vías de desarrollo. La muerte ocurre en alrededor del 50 al 60% de estos niños, siendo el 20 al 25% en menores de dos meses descendiendo levemente después del segundo año.

Hay que tener en cuenta que el 40% de los niños que se internan en los hospitales son por IRAB. Es muy importante detectarlas y tratarlas a tiempo, ya que además pueden generar secuelas permanentes en el aparato respiratorio.

Los problemas respiratorios posteriores a la bronquiolitis incluyen:
· Sibilancias.
· Enfermedades respiratorias recurrentes.
· Reducción de la función pulmonar.
· Aumento de la reactividad de la vía aérea o labilidad bronquial.

Por qué y cómo prevenirlas

Al tratarse de afecciones corrientes entre los bebés es fundamental su prevención, incorporando conductas cotidianas de fácil implementación, de manera de reducir al mínimo la posibilidad de contagio.

La neumonía, es la principal responsable de fallecimientos por IRAs. Reducir la mortalidad causada por esta enfermedad en menores de cinco años a través del reconocimiento y tratamiento oportuno es el objetivo inmediato del control de las IRAs, indica el equipo técnico de la Dirección Ejecutiva de Atención Integral de Salud del MINSA.

Las siguientes son medidas preventivas de las infecciones respiratorias agudas:


· La Lactancia Materna es el mejor alimento. Especialmente en los primeros 6 meses de vida y hasta los 2 años de edad.
· Es fundamental ventilar los ambientes, por lo menos una vez al día, para que el aire no esté viciado. No fumar es una premisa fundamental. El humo y el aire contaminado ayudan a las infecciones. Evitar el uso de pinturas, desodorantes de ambiente, insecticidas y productos de limpieza cuando no pueda lograrse una buena ventilación.
· Mantener la perfecta higiene de todo lo que está en contacto con el bebé y lavarse las manos frecuentemente, sobre todo antes de atenderlo.
· En época de invierno, restringir las salidas y las visitas al hogar, en especial de personas con tos o resfríos.
· Los integrantes de la familia también pueden ser fuentes de contagio, por eso si alguno de ellos está enfermo, debe acercarse lo menos posible al bebé. Si la mamá está enferma, hay que extremar los cuidados, usar un paño en la boca al amamantar a su bebé, salvo indicación del pediatra.
· Tener un cuaderno a mano donde anotar las indicaciones, los estudios pendientes y cuándo vacunar al bebé. También anotar las dudas para tenerlas presente en la próxima consulta médica.
· Es muy importante tener el calendario de vacunas del niño al día, porque las vacunas lo protegen contra algunos agentes causantes de infecciones respiratorias como el sarampión, la tos ferina, la gripe o el neumococo.
· Incluya en la dieta del niño alimentos ricos en vitaminas A y C que fortalecerán su sistema inmunológico protegiéndolo de enfermedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada